Este hombre se despertó con un fuerte ruido y con un oso mordiéndole la cabeza

Una manera muy particular de despertar

Huir de la ciudad, buscar aislarse de la rutina urbana en un entorno natural, ir en búsqueda de aventuras alejado de comodidades y conectado con la vida salvaje tiene su atractivo, pero también sus riesgos. Como toparse con un oso hambriento en plena noche y no darse cuenta hasta que éste ya es muy tarde.

El ataque tuvo lugar a las 4 de la madrugada en el Glacier View Ranch, en el estado de Colorado (EE.UU.). En este campamento trabajan como voluntarios miembros de la Iglesia cristiana protestante de los Adventistas del Séptimo Día. Uno de ellos, Dylan, de 19 años, se despertó de golpe tras oír lo que el define como un “crujido”. En realidad, no era otra cosa que un oso mordiéndole la cabeza.

"Me agarró, me mordió la cabeza y me arrastró. Se me hizo eterno”

oso morder cabeza despertar hombre